El Señor de los Anillos I . La Comunidad del Anillo – J.R.R. Tolkien

Adquiere un ejemplar

El Jardin de verano

Quienes leyeron la entrada del Hobbit ( si no la leíste te la recomiendo) sabrán evidentemente que la historia acababa de comenzar.
La comunidad del anillo es el primero de los tres libros de la saga de El señor de los anillos, y la continuación de esa maravillosa presentación que Tolkien hace de su mundo en El Hobbit. 
Cabe destacar que El Silmarrillion es también una lectura recomendada que completa la idea del ese mundo fabuloso nacido en la imaginación de Tolkien. 
El Silmarillión es una recopilación de obras de J. R. R. Tolkien, editada y publicada póstumamente por su hijo Christopher Tolkien, en 1977. En ella, se narra, entre otras cosas, la creación de Arda y el nacimiento de las razas más importantes (valar, maiar, elfos, hombres y enanos) de la Tierra Media.
 





Ya nos conocemos y no voy a repetir mi postura de que adelantar en una reseña el contenido de un libro no solo es de mal gusto sino que no tiene sentido ya que para saborear un libro hay sentarse y leerlo. De manera que solo puedo anticiparles que el sabor de esta aventura parece prolongarse a medida que página tras página catamos, paladeamos y nos chupamos los dedos con cada palabra.
Las primeras páginas nos muestran que en la adormecida e idílica Comarca de Hobbiton, un joven hobbit : Frodo recibe el encargo de custodiar el Anillo único y emprender el viaje para su destrucción en las Grietas del Destino. Acompañado por magos, hombres, elfos y enanos, atravesará la Tierra Media y se internará en las sombras del País Oscuro, perseguido siempre por las huestes de Sauron, el Señor Oscuro, dispuesto a recuperar su creación para establecer el dominio definitivo del Mal.
Frodo es sobrino de nuestro ya conocido Bilbo Bolsón, protagonista de El Hobbit, y es Bilbo quien cede el encargo de la custodia del Anillo único.

«Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo.
Siete para los Señores Enanos en palacios de piedra.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir.
Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras».

Y nada más agregaré sobre el contenido porque, aunque antes de comenzar la historia no alcancen a comprender el sentido de estas palabras, ellas son en realidad el leit motiv y la razón de caminar página tras página hasta descubrir ¿Qué sucede con el Anillo? ¿Qué son las sombras de Mordor? ¿Quién vence a las sombras? ¿Cómo? Y ¿Para qué?

AutorJ. R. R. Tolkien planeó El Señor de los Anillos como una secuela de su anterior novela, El hobbit, pero terminó por convertirse en una historia de mucho más alcance y extensión que, escrita por etapas entre 1937 y 1949, se publicó por primera vez en el Reino Unido entre 1954 y 1955 en tres volúmenes.
Muchos han tildado a Tolkien de tener una prosa plana, carente de grandes recursos literarios y en cuanto al tratamiento de los temas dedicarse simplemente a re-crear mitos, también han dicho que su estilo está desprovisto de imaginativas figuras retóricas o técnicas novedosas. Y sin embargo, yo creo que justamente todo eso es lo que hace que sus libros se lean generación tras generación. 
No se nos ocurre cuestionarle a Tolkien falencias idiomáticas, menos aún achacarle la no pertenencia al alto mundo de los considerados grandes literatos y tampoco le reclamamos un poco menos de fábula ni nos asalta la idea de implorarle basta de mitos. Por el contrario esas son justamente las cosas que le agradecemos capítulo tras capítulo y son los ejes sobre los cuales se pivotea su historia para trascender allende los años y volver a generar una y otra vez las mismas sensaciones que cuando lo escribiera por primera vez.
No haré uso de este espacio para hacer una apología de Tolkien ni ensalzarlo hasta el empalago. Simplemente voy a prevenir a los lectores anticipándoles que si no tienen intención de jugar el juego propuesto o hacer de cuenta que somos parte de la historia, dejen el libro de lado por favor y tomen otro que siempre hay un libro esperando por nosotros. 
Pero, si entre ustedes hay alguien que piensa que uno nunca deja de ser niño, si todavía queda alguno que pueda sentir erizarse la piel ante un monstruo, si queda un solo lector que sienta impotencia frente a la maldad y transpire junto a los buenos para triunfar, a ellos está dedicada esta saga  que con La comunidad del anillo solo acaba de empezar.


 

Alguien dijo por ahí que el libro es como un relámpago en un cielo claro. El relámpago antecede al trueno y anuncia la tormenta de manera que coincido plenamente si pensamos en la historia como esa tormenta que hay que capear junto a los héroes que la viven. El relámpago también brinda claridad en medio de una noche oscura de manera que también podemos pensar en la saga toda como esa claridad divina que nos llega de algún lado para entender que el bien y el mal son eternos y que la lucha comenzó mucho antes que nosotros existiésemos y se prolongará por siempre. El relámpago entra por los ojos, como las palabras, como las imágenes que página tras páginas nos encandilan, nos abstraen y nos maravillan siempre y cuando seamos ese niño que nunca dejamos de ser.
Decir que es una novela heroica, grandiosa, convincente, o pensar que en esta época antirromántica donde soñar se ha convertido en una utopía casi patológica, sería inadecuado. Porque para los sedientos de relámpagos que vivimos en esta extraña época carente de ideales, el regreso a la leyenda, la revaloración del honor y la amistad, el alivio que nos trae conjeturar, creer, afirmar que soñar aún es posible, Tolkien y su mundo son sin duda el agua fresca que estábamos esperando.

Adquiere un ejemplar

Inferno – Dan Brown

Adquiere un ejemplar

El Jardin de verano

La humanidad está transitando una serena, callada pero sistemática Tercera Guerra Mundial. 
El imparable crecimiento demográfico está acabando con importantes sectores de la sociedad que frente al aumento incontrolado de su población se ven sometidos al hambre y a enfermedades endémicas de difícil control.
Algunos datos son alarmantes: La población mundial a finales de 2011 llegó a los 7 mil millones de habitantes.
¿Hay una posible solución para este problema a corto plazo? Esa posibilidad fue sin lugar a dudas el punto de partida para el nuevo best-seller de Dan Brown: Inferno. 
 





Si los siete mil millones de habitantes organizaran una fiesta, necesitaríamos un aforo igual de grande que toda la isla de Rhode Island para albergar a todo el mundo.
Si los siete mil millones de habitantes nos colocáramos hombro con hombro para tomar una foto de grupo, se llenaría toda la ciudad de los Ángeles.
En 1975 sólo tres ciudades en todo el mundo superaron los 10 millones de habitantes. Hoy día ya lo han superado 21 ciudades.
Si quisieras contar hasta siete mil millones en voz alta tardarías 200 años.
En 1800 la población mundial era de mil millones. En 2045 podríamos llegar a los nueve mil millones.
Actualmente, la población mundial aumenta cada año con 80 millones de personas.
Sin necesidad de caer en una postura apocalíptica podríamos tan solo pensar que la humanidad camina lenta pero inexorablemente hacia su autodestrucción. 
La superpoblación es una de las causas más importantes de la mayoría de los problemas en el mundo. No importa si se trata de falta de alimentos, agua potable o energía, cualquier país del mundo tiene o tendrá que enfrentarse a ello. Llegará el momento en que el crecimiento de la población, la búsqueda de un bienestar y la prosperidad choquen. Es muy posible que grandes flujos de personas tengan que viajar por el mundo en busca de comida y que en lugar de vivir deban preocuparse por sobrevivir. 
A menos que hagamos algo el ser humano tiene sus días contados sobre este planeta que será a la vez el responsable de ponerle término a su destrucción a menos que…
¿Hay una posible solución para este problema a corto plazo? Esa posibilidad fue sin lugar a dudas el punto de partida para el nuevo best-seller de Dan Brown: Inferno.
Un autor controvertido que después de sus éxitos editoriales de El código Da Vinci, Ángeles y demonios y otros, apela una vez más a la receta que le ha dado más que buenos resultados para plantear entre líneas una solución altamente cuestionable. Una estructura policial, simple y potenciada por acciones contínuas que no permiten al lector bajar la adrenalina, aunque luego de tantos libros de lo mismo uno termina por anticiparse (algo nefasto para el autor) a lo por venir.
Su personaje del catedrático de Simbología de Harvard Robert Langdon regresa una vez más para llevarnos en Inferno al corazón de Italia.
La historia comienza cuando Langdon despierta en una clínica y no puede recordar los últimos días. Ayudado por la doctora Sienna Brooks huye de la clínica para caer en medio de una balacera que no entiende. Inmediatamente la confusión de buenos y malos nos invita a una vorágine de corridas, huidas y atropellos que son parte de la receta de Brown. En esas circunstancias, Langdon halla entre sus ropas un extraño objeto que refleja el Mapa del Infierno un cuadro del pintor Sandro Botticelli que representa el Infierno de Dante. En ese momento Langdon comprende su misión: nada menos que evitar el exterminio de la humanidad.
En el siempre enigmático escenario de Florencia y Venecia  Langdon se enfrenta a un enemigo aterrador y como en otras historias ya conocidas del mismo Dan Brown el protagonista se enfrentará  a un acertijo ingenioso que deberá resolver apoyándose en el poema de Dante. Lamentablemente esto tampoco produce asombro, a esta altura de su prolífica producción hemos asistido a demasiados acertijos como para meternos de lleno y sorprendernos.
El condimento es el ya conocido: una carrera contrarreloj en busca de respuestas y personas de confianza que le ayuden a impedir que el mundo cambie de manera fatal.
Son incontables las críticas literarias a las que Brown se enfrenta desde su primer lanzamiento de El código Da Vinci. Una vez más en Inferno, la resolución del enigma se lleva a cabo con datos que el lector común está impedido de corroborar a menos que haya leído o lea en forma paralela la obra de Dante. Este último dato podría de alguna manera salvar el buen nombre y honor del autor si no fuera por su prosa terriblemente plana y los escasos recursos literarios que un lector en busca de buena literatura puede reclamar  amén de ciertas irregularidades que cuesta creer como las reflexiones del propio Langdon sobre arte cuando su vida corre peligro y la humanidad va camino al exterminio.
Sin embargo, Dan Brown sigue apostando a una considerable cantidad de lectores que siguen sus historias como moscas el aroma a comida. La fórmula es, como ya dije,  conocida: el ritmo dinámico, entretenido gracias a las acciones y los escenarios que cambian todo el tiempo, una prosa simple y por ende rápida de leer, una trama policial emparentada con el thiller que mantiene las expectativas de sus lectores pendiendo siempre de un hilo: un resultado adictivo. 
AutorYa sabemos que Dan Brown es el mago de lo inesperado o no tan inesperado. Un delgado hilo que parece cortarse cada 10 páginas pero que con una indiscutible cintura mercantilista Brown sabe seguir estirando durante las más de 400 páginas para que el suspenso no decaiga. He dicho mercantilista y aunque suene extraño no lo es ya que este es un libro pensado no solo en materia de papel sino en la película que lo sucederá de manera inevitable. Para ello Brown no escatima propaganda sobre marcas famosas y lugares turísticamente conocidos que sin duda será parte del gancho que le permitirá comercializar el producto en la pantalla grande.

 

En medio de tanto condimento conocido,  encontré una frase que me ha quedado dando vueltas, un pensamiento tan representativo del contenido temático como de la humanidad en los tiempos que nos tocan vivir:

Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en épocas de crisis moral.

Claro que esas son palabras del Dante y no es de asombrar que nos quedemos con esa reflexión como parte rescatable de la novela tanto que ni el propio Dan Brown puede dejar de parafrasearlo al decir:

En tiempos peligrosos no hay mayor pecado que la pasividad.

En síntesis, Inferno es el último tren al cual Dan Brown nos invita a subir. Un tren tan parecido a los anteriores que de vos depende lector aceptar el envite al viaje o subirse a los muchos otros trenes que la literatura nos ofrece.

Adquiere un ejemplar